domingo, 28 de enero de 2007

Matrimonio a la moda, de Hogarth


Se trata de la primera de seis escenas de una serie que lleva por título "El matrimonio a la moda". Esta serie era una advertencia contra el matrimonio de conveniencia que conduce a un comportamiento inmoral. En la escena de la firma, nos encontramos ante los tratos financieros que preceden a la firma propiamente dicha. La pareja, vestida de una manera muy elegante a la moda francesa, muy de moda para la nobleza inglesa de la época, espera la sentencia: él, indiferente, da la espalda a la compañera que le ha sido asignada, se mira en un espejo y toma, asqueado, polvo de rapé; ella, desdichada, juguetea maquinalmente con su anillo ensartado en un pañuelo. "Su situación se repite y resume en un plano simbólico: dos perrillos encadenados el uno al otro, están echados a los pies de los futuros cónyuges. Esta silenciosa espera se halla dominada por las negociaciones, que parecen difíciles: el padre del pretendiente, un conde, regatea mostrando, lleno de altivez, su árbol genealógico (posiblemente se trata del conde Scarsdale, lord lugarteniente de Derbyshire, embajador en Viena, o bien del conde Portsmouth, particularmente orgulloso de sus antepasados): su ascendencia vale todavía más que la hipoteca y el dinero contante que ofrece el padre de la novia. Las negociaciones se desarrollan sin preocuparse del estado de ánimo de los futuros casados; un joven abogado que participa en los tratos intenta, sin resultado visible en esta fase, cortejar a la joven. La escena se desarrolla en el salón del viejo aristócrata, decorado con los cuadros que atestiguan su ideología de clase: las paredes están cubiertas de imágenes pertenecientes a la ideología en imágenes barroca, que desempeñan, además, el papel de comentarios a la escena que se desarrolla en la estancia. De este modo, decorado, fisonomía, gestos, símbolos, trajes, todo contribuye a definir la escena socialmente y, por lo tanto, a no denunciar el matrimonio de conveniencia abstractamente sino concretamente como práctica de una clase precisa." (Hadjinicolaou, Nicos, ob., cit., Pág. 197-198)
El matrimonio a la moda es una repetición del tema literario (el desastroso matrimonio del rico que se casa con una mujer de calidad para subir de categoría social) tan querido de la burguesía porque corresponde a su concepción sentimental y moralista del comportamiento virtuoso y de la adquisición de las riquezas gracias a los esfuerzos personales del individuo. Esta concepción positiva de la moralidad apunta a la vez al inmoralismo y al parasitismo de la nobleza.